Incesto

Lo que me está pasando con mi papá

3
Please log in or register to do it.

17 años – con mi papá – 100% real

 

Hola… eh, no tenía planeado volver a escribir a aquí pero necesito desahogarme. Lo que estoy viviendo en este momento no me deja dormir, y no puedo contarselo ni a mi mejor amiga. Así de grave es

 

Esto empezó hace poco menos de dos meses, tenía yo 16 años y estaba a punto de salir del bachillerato.

Me describo, me llamo Maholys, soy venezolana, tez blanca, muy blanca, pelo negro lacio y una cara bonita que me hace aparentar ser mucho menor, podría aparentar 15 o 14 años si no fuera porque soy alta y tengo el cuerpo bien definido, si bien soy delgada tengo las nalgas bastante grandes debido a que hago sentadillas desde los 12 años, mi senos son medianos, más pequeños que grandes, mis pezones son rosaditos y en conjunto hacen a mi parecer mis senos perfectos

Antes de ir a lo importante los pondré en contexto, lo que les voy a contar a continuación me avergüenza mucho así que evitaré dar muchos detalles.

Era un día sábado, mi primo Diego había venido de vacaciones, él se había mudado hace unos años a otra ciudad y tenía tiempo que no lo veía.

El vino a visitarme un día después de su llegada, aunque sus padres viven muy cerca yo ni me había enterado que había venido. El hecho es que me vino a visitar y yo estaba sola en la casa. Nos fuimos a mi habitación a conversar y ponernos al día. Mi primo y yo nos teníamos mucha confianza, de echo cuando era niña me hacía a la idea de que éramos novios y varias veces le hice sexo oral, en ese tiempo yo tenía 9 años y el 14, pero bueno de eso no me arrepiento. Nos pusimos a platicar y una cosa llevo a la otra y nos terminamos besando, minutos después ya estaba desnuda y en cuatro mientras mi primo se daba gusto conmigo. Hasta aquí todo normal, eso no es lo que me avergüenza, mi primo era guapo y hace tiempo que queríamos que esto pasará. Lo que realmente me avergüenza y me cuesta incluso escribirlo, es lo que les contaré a continuación.

Por el ruido del colchón y mis gemidos (soy muy ruidosa cuando tengo sexo) no escuchamos cuando alguien entró en la casa. Era mi mamá, imagínense llegar a casa y escuchar a tu hija de 16 años que creías  inocente gemir cómo una perra al mismo tiempo que escuchas los chirridos del colchón, sonido inconfundible de que se está teniendo sexo. Mi mamá abrió la puerta de mí habitación y me encontró en esa situación tan humillante, desnuda y  en cuatro mientras mi primo entra y sale de mi interior. 

 

Obviamente mamá hizo un escándalo, corrió de la casa a mi primo mientras yo me escondía debajo de la sábana llorando como una niña que sabe que ha hecho algo muy pero muy malo y acaba de ser descubierta por su madre. Mamá me gritó, me regañò, incluso me abofeteó, yo solo seguía llorando queriendo que me tragara la tierra.

 

–no vas a salir de esta casa hasta que tengas 18 – fue lo último que dijo mamá antes de salir de mi habitación azotando la puerta

 

Yo no podía parar de llorar, me quería morir, para empeorarlo todo oigo cómo llegan personas a la casa, por las voces supe que eran mi papá y mis dos hermanos, mi mamá histérica no tardó ni un segundo en empezar a contarles lo que había ocurrido. Que vergüenza, ¿Por qué tenía que contarselos a ellos? ¿Ahora como voy a mirar a los ojos a mi papá? Para el era su niña consentida, igual que mis hermanos.

Ese día no salí de mi habitación, la vergüenza y el miedo al repudio de mi familia me hizo encerrarme. Fue hasta el día siguiente como a las 4pm que salí de mi habitación, no podía aguantar más el hambre, aparte me la había pasado llorando y me sentía muy débil. Esperé a que no hubiera nadie en la casa y me dirigí a la cocina. Para mí mal no estaba sola, me cruzé con mi hermano mayor

-hola Luis – lo saludo, el solo me ignoró y siguió su camino. No puedo expresar lo que me dolió eso, me fui corriendo a mí habitación a llorar nuevamente.

Pasaron dos días más, no salía de mi habitación hasta que el hambre me obligara, y lo hacía solo cuando creía que no hubiera nadie en la casa.

Fue hasta el cuarto día que alguien me dirigió la palabra, fue mi papá, entró en mi habitación y me dijo.

-bueno maholys que es lo que pasa contigo, tengo cinco días que no te veo ni para cenar, mira lo flaca que estás ¿Hace cuánto que no comes?

-creo que comí ayer, no se – digo con la voz ronca de tanto llorar

-no puedes seguir así, tienes que superar lo que pasó, no puedes echarte a morir por eso

-¿Y que más da? A nadie le va a importar si me muero, aquí todo el mundo me odia – digo molesta 

-No digas eso, pero tienes que entender su molestia, no fue una gracia lo que hiciste

-¿Y tú crees que no lo sé? – digo nuevamente al borde de las lágrimas mientras me tiembla el labio inferior – Me gustaría volver el tiempo atrás pero no puedo, no puedo  – las lágrimas ya recorren mis mejillas – ustedes están molestos conmigo, pero no piensan en lo que estoy sufriendo, no sabes lo que me duele sentir su desprecio, me odian papi, me odian – mi llanto ya se vuelve incontrolable y me tapó el rostro con la mano, no me gusta que me vean llorar. Creo que papá se conmovió al ver mi fragilidad porque inmediatamente me abrazó y empezó a consolarme

-Ya mi amor, no llores, están molestos pero ya se les pasará, tienes que darles tiempo

-¿Mas tiempo? Ya pasaron 5 días, mi mamá sigue sin hablarme

-tienes que entenderla, eras la niña de la casa y después de lo que pasó… está decepcionada 

-¿Y tú papi? ¿Estás decepcionado de mi? – le pregunto mirándolo a los ojos esperando que su respuesta no me destroce el alma

-no voy a decir que no me molestó, pero me duele ver a mi niña sufrir de esa manera, eres mi hija y te voy a querer pase lo que pase 

Inmediatamente lo abracé, sus palabras me devolvieron la ganas de seguir, no les voy a mentir, por un momento pensé en quitarme la vida, sonará exagerado pero tienen que entenderme, pasé de ser la consentida de la casa a la más odiada, de solo recordar la mirada llena de odio en el rostro de mi madre me dan ganas de llorar

-te voy a traer la comida, pero prométeme que vas a cenar con nosotros en la mesa está noche.

Se lo prometí, pero no lo cumplí, no tengo valor para ver a mi mamá a los ojos.

Pasaron dos días más igual, yo salía de mi habitación solo para ir al baño, siempre evitando cruzarme con mi mamá, poco a poco mis hermanos empezaron a hablarme, fríamente y en pocas ocasiones, pero ya era un avance.

Una semana después del incidente mi madre me vuelve a hablar

-Maholys levántate, que hoy es la ceremonia de graduación

-me vas a dejar ir?

-solo a la ceremonia, cuando termine regresaremos inmediatamente a casa – me dijo secamente

-no me vas a dejar ir a la caravana? – le pregunto sabiendo su respuesta 

-no, no tienes nada que celebrar

Eso fue un golpe para mí, no saben lo que había esperado ese día para celebrar con mis compañeras que ahora éramos bachilleres

Tal cuál pasó como dijo mí mamá,  en cuanto terminó la ceremonia volvimos a casa, apenas me miré en el espejo para comprobar que era cierto lo que me habían dicho mis compañeras, incluso con todo el maquillaje se veían mis ojeras, se nota aleguas que pasé toda la semana llorando 

Pasaron otros dos días más, mi rutina seguía igual, solo que ahora comía un poco más, no me gustaba lo flaca que me estaba poniendo. Al día siguiente fue mi cumpleaños 17, salí esperanzada de que por lo menos por ser mi cumpleaños me demuestren un poco de cariño, pero solo recibí unas frías felicitaciones de mi mamá y de mis hermanos, el único que me felicitó bien fue mi papá que me despertó con un beso y un abrazo además del desayuno a la cama.

Algunos familiares y amigos vinieron a felicitarme, al principio me alegré, estaba tan necesitada de afecto que valoré cada abrazo que recibí, la visita se volvió molesta cuando empezaron las preguntas “¿Por qué tienes los ojos hinchados? ¿Por qué estás tan delgada? ¿Cómo que no vas a celebrar tu cumpleaños? ¿Castigada por qué?”

Era molesto el bombardeo de preguntas y no poder responder ningunas, me alegré cuando se fueron, pero luego me puse triste al notar la frialdad de mí mamá hacía mí, volví a mi habitación y otra vez a llorar hasta quedarme dormida

Bien, creo que ya los puse en contexto, perdón si se les hizo largo pero tenían que saber en la fragilidad emocional en la que me encontraba, espero que no me juzguen por lo que contaré a continuación

Paso una semana después de mi cumplir 17 años, en todo ese tiempo que estube encerrada a aparte de llorar me distraje escribiendo y publicando algunas de mis experiencias sexuales en esta página, mi intención era que algún hombre se interesa en mí y me dejara vivir con el, estaba dispuesta a hacer lo que sea con tal de que alguien me resibiera en su casa, ya no podía vivir más aquí, me dolía sentir el rechazo de mí familia, me decepcioné al ver que nadie se ofreció a quedarse conmigo, pensé que está página sólo las leían hombres solteros, y digo… soy bonita, hubiera hecho lo que ustedes me pudieran a cambio de que me acogieran en su casa, pero bueno, eso me  bajó más el autoestima, así que no volví a escribir más y me puse a leer libros. Uy perdón, me desvíe del tema. 

Paso una noche, estaba dormida cuando me despertó la voz de papá llamando a la puerta

-Maholys, estás dormida? ¿Puedo entrar?

Tapé mi desnudez con la sábanas y le dije que entrará. Al entrar papá encendió la luz encandilando me los ojos

-¿Qué pasa papi? – digo tapándome los ojos encandilados

-perdon por despertarte hija pero nececito que me prestes tu colchoneta

-mi colchoneta ¿Para qué?

Resulta que papá se peleó con mi mamá por cosas de dinero, creo que mi mamá le reclamó que el se gasta todo en alcohol o que se yo. El hecho es que mi mamá está molesta con el y no lo deja dormir con ella desde ayer.

-ayer dormí en la silla de extensión, pero me destrozó la espalda – decía mi papá sobándose la espalda con gesto de dolor

-pero papi, esa colchoneta es de cuando yo era niña, no vas a caber ahí no de milagro – papá hizo un gesto de decepción al caer en cuenta de lo que dije – si quieres duerme aquí conmigo 

–no, no quiero ser molestia

-tu nunca vas a ser molestia para mí , aparte es mejor que dormir en esa silla

-no, no creo que a tu mamá le haga gracia

-no veo por qué se va a molestar, no es que vas a dormir con otra tipa, vas a dormir conmigo  

-no, ya dormiré en la silla de extensión 

No pude evitar sentir sus palabras como un rechazo, ahora pienso que fue mentira cuando dijo que me perdonó, seguro fue por lastima y aún sigue molesto, debe sentir mucho asco por mi que prefiere dormir en una silla antes de tenerme cerca. Al pensar en todo eso, empiezo  a llorar

-¿Ahora que te pasa? – pregunta papá

-pasa que aún sigues molesto conmigo, prefieres dormir en esa silla antes que tenerme a tu lado, seguro te doy asco – me tapo con las sábanas para que no me vea llorar

Siento como se sienta a mi lado en la cama y me empieza a frotar la espalda

-no es eso mi amor, cómo me vas a dar asco sí tú eres lo que yo más quiero en este mundo… es que no quiero que tú mamá se ponga celosa

-¿Qué se va a poner celosa? No digas tonterías papá, si soy tu hija por Dios 

-Tienes razón amor, pero no quiero molestarte, sabes que ronco mucho

-papa si no quieres dormir conmigo no lo hagas, pero no me mientas como si fuera una niña

Papa se levanta de la cama y se dirige hacía la puerta, pensé que se iría pero sólo apagó la luz y regreso. Se sienta al otro extremo y escucho como se quita los zapatos y el cinturón.

-no tienes que dormir conmigo por lastima – le digo intentando verlo en la oscuridad pero no logro ver nada más que la silueta de mi papá quitándose la camisa

-no te tengo lastima, bueno si te tengo… vas a tener que calarte mis ronquidos

Su mal intento de broma me hizo sentir una tonta, obviamente no está enojado conmigo, me alegro cuando se acuesta a mi lado y le doy un beso en el cachete. No sé Por qué pero estoy emocionada por dormir con mi papá, tal vez porque de niña me gustaba dormirme acurrucada con el.

Pasaron cómo cinco minutos de silencio, el en un extremo de la cama y yo por el otro, aunque quería abrazarlo todo el tiempo, respeté su espacio personal.

-papi, crees que mi mamá me perdone?

-estoy seguro que si

-¿crees que hubiera cambiado en algo que en vez de mi primo lo hubiera hecho con otro hombre?

-Ah… maholys no quiero hablar de eso

-por favor papi, quiero saber, no entiendo por qué se molestó tanto conmigo, sí ya ha encontrado a mis hermanos haciendo lo mismo y no se molestó tanto

-sabes que no es lo mismo, y sobre tu pregunta, me hubiera molestado exactamente igual si hubieras tenido relaciones con otro hombre en vez de tu primo

-¿Pero por qué papi? ¿Es porque soy niña? ¿Por qué yo no puedo hacerlo y mis hermanos si?

Papa deja escapar un largo suspiro y luego me dice

-Maholys, se que estás creciendo y es normal que quieras experimentar pero… perdona el lenguaje pero no es grato saber que a tú hija ya se la están cojiendo

No pude evitar reírme en su cara, papá nunca me había hablado así

-no es gracioso, aparte pienso que aún estás muy joven para hacer esas cosas – dice papá y yo lo interrumpo

-acabo de cumplir 17 años, además tú te acostabas con mi mamá cuando ella tenía 15 años

Papa se quedó en silencio, yo tampoco dije más, no era mi intención empezar una discusión, me conformaba con tenerlo cerca, aunque quería que me abrazara, pero no creo que lo fuera hacer. Pasaron unos minutos hasta que rompí el silencio

-¿Papi? – digo con voz baja para saber si seguía despierto

-dime

-¿Enserio ya no estás molesto conmigo? – le pregunto

-ya te dije que noooo – me dice ya cansado de repetirmelo tanto 

-entonces… ¿Me puedes abrazar? La he pasado muy mal éstos días y necesito que alguien me quiera

-Claro, acércate a mi

Me acerco hasta pegar nuestros cuerpos dándole la espalda para que me abrace de cucharita. Es cuando mi papá rosa su mano con mi pecho que me acuerdo que estoy desnuda de la cintura para arriba, tal vez por instinto papá me lo aprieta, me da dos breves apretones e inmediatamente quita la mano

-perdon, no sabía que estabas desnuda – me dice papá

-lo siento papi, se me había olvidado, pero no estoy desnuda, si tengo pantys – le digo apenada

-tranquila no pasa nada – me dice papá mientras empieza a alejarse

-es que me da calor dormir con ropa – me excuso

-te entiendo 

-pero no te alejes por favor, abrázame por aquí – le digo tomando su mano poniendola sobre mi ombligo

Papá me abraza pero ya no pega su cuerpo con el mío, yo quiero que me abrace bien y me echo hacia atrás pero papá se aleja al sentir mi cercanía

-¿Te incomoda  abrazarme así? – le pregunto – si quieres puedo ponerme una camisa

-eh… no, estás en tú cuarto, si te gusta dormir desnuda no quiero que cambies por mí

-pues entonces abrázame bien, quiero sentir tu cuerpo – lo dije sin intención de doble sentido, solo quería quee acercara más, por un momento lo hizo, pegó su cuerpo al mío, pero no tardó mucho en volver a separarse de mí. 

Estba frustrada, quería que él me apapache pero no lo hacía, estaba cómo cohibido, tal vez no quería pegarse mucho a mí porque estaba medio desnuda, yo no le daba importancia a eso, digo, me ha visto Miles de veces desnuda cuando era niña, la única diferencia es que me crecieron los senos y el trasero pero sigo siendo la misma niña.

-si no quieres abrazarme así podemos cambiar

-¿A qué te refieres?

-que tú te pongas boca arriba y yo te abrazo a ti – le sugiero

-si, creo que será mejor – me dice mientras me deja de abrazar y se pone boca arriba como le indique. No tardo ni un segundo en acurrucarme con el, pongo mi cabeza en su pecho como si fuera una almohada y le doy un beso cerca de su pezón, paso una pierna sobre las suyas envolviendo su cuerpo con el mío. Aclaro que papá aún tenía el pantalón puesto, por mi parte yo estaba solo en pantys, pero como era mi papá no le dí importancia

-¿Te puedes quitar el pantalón? – le pregunto

-¿Para que? 

–es que me molesta la tela, me raspa la pierna

-pues entonces quita tú piernas de ahí

-pero yo quiero dormir contigo así – le digo con voz de niña mimada 

-no me quiero levantar para quitarmelo

-no es necesario, yo te lo quito – le digo y me incorporo, me descubro de las sábanas y bajo hasta quedar en buena posición para desabrochar el botón de su pantalón

-Maholys que haces? – dice papá mientras exitosamente logro desabrochar el pantalón en la oscuridad, soy una experta desabrochado pantalón y bajando bragetas. No le respondo y le bajo el pantalón hasta quitárselos y lanzarlos al suelo.

-Me vuelvo a cubrir con la sábana y retomo la posición en la que estábamos, yo acurrucada en su pecho y mi pierna sobre la suya

-!vez! ¿No estás más cómodo?

Papá no respondió, solo me abrazó dejando su mano en mi espalda desnuda 

-papi, estás muy peludo, pero me gusta, tu pelitos me hacen cosquillas

-y tu todo lo contrario, me gusta tocar tu piel, la tienes muy suavecita – me dice mientras me empieza a acariciar la espalda, estoy tan feliz que dejo escapar una risita tonta

-gracias papito, te quiero mucho – le digo y le dot dos besitos en el pecho

-¿Gracias por qué?

-por todo, por apoyarme en mi sufrimiento, desde que mamá me encontró haciendo eso me he sentido muy sucia, pero estando contigo así me hace sentir una niña de nuevo, a tu lado me siento segura, es la primera noche que no lloro

Papà no me dice nada solo me abraza más fuerte y me da un beso en la cabeza.

El pegarme más a él puedo sentir como descansan mis senos en su pecho, me dan cosquillas cuando sus pelos de pecho rozan mi pezoncito. Me entra la risa al pensar que si nos viera mi mamá ahora si que se pondría celosa 

-¿De que te ries? – Me pregunta mi papá que  me sigue acariciando rico la espalda

-de nada… oye papi … ¿Te puedo hacer una pregunta muy personal?

-dime

-eh… yo… ¿Yo soy la segunda mujer que 

abrazas desnuda en tu vida?

-supongo que si, aunque no te veo como mujer, para mí sigues siendo mi niña – me vuelve a besar la cabeza y me abraza más fuerte

-enserio? ¿Nunca le has puesto los cuernos a mi mamá?

-claro que no

-no te ofendas pero me cuesta creerlo, tú eres muy guapo y tienes buen cuerpo, y mamá se ha descuidado físicamente en estos años

-gracias por lo de guapo pero creo que me estás viendo con ojos de hija, no creo que sea tan guapo

-pues si lo eres, ojalá yo hubiera heredado tus ojos verdes

-Tus ojos son hermosos – me dice

Me gusta tanto como me está tratando que le doy un beso en el cachete, aunque por la oscuridad casi lo beso en la boca

-oye papi, estar así contigo me recuerda la historia de una amiga, ¿Quieres que te la cuente?

-claro, espero que sea muy aburrida y me de sueño.

-bueno, te lo voy a contar y espero que no se lo cuentes a nadie. ¿Sabes mi amiga Génesis? Su mamá se fue a vivir con un tipo y la dejó sola con su papá hace dos años, ella tenía 15 años. Su papá estaba muy triste, no estaba acostumbrado a dormir solo. ¿Papi me estás escuchando?

-Si amor – dice con la voz adormilada

-bueno, a ella le dio tanta lastima verlo así de triste, que le dijo que ella hiba a dormir con él hasta que se consiga una novia. Bueno ella empezó a dormir con su papá, normal, así como estamos nosotros, pero varias veces ella se despertaba a media noche, sentía que su papá le metía mano dormido, ella pensaba que la estaba confundiendo con su mamá y lo ignoró, pasó así hasta que una noche ella se despertó con las piernas abiertas y su papá estaba a punto de hacerle el amor, ella se asustó pero lo dejo hacer, pensó que su papá lo necesitaba y a ella no le costaba nada dejarlo, ella no era virgen tenía novio. Bueno el hecho es que dejo que su papá se desahogara con ella, ahora ella tiene 17 años igual que yo, y aunque tiene novio sigue durmiendo con su papá.

-¿Estás hablando enserio? – me pregunta papá

-claro, ella misma nme lo contó

-¿Y por qué me cuentas eso a mí? – creo que lo dice molesto

-no sé, solo me acordé, probablemente ellos están abrazadito así como estamos nosotros

-pues no nos parecemos en nada con ellos – ahora síi me lo dice molesto

-lo sé, lo sé, no lo dije por eso, sé que tú nunca me tocarías – papá me deja de abrazar y se aleja un poco de mi

-papi no me  dejes de abrazar por favor – le suplico asustada de haber dicho algo que le haya molestado

-ya es tarde Maholys, vamos dormir que tengo que trabajar mañana – dice mientras me da la espalda y se aleja de mi

Yo no le insisto más y me acomodo dándole la espalda, siento que lo arruiné todo, hice enojar a mi papá, la única persona que ha demostrado que aún me quiere, sin poder controlar empiezo a llorar una vez más. Pensarán que soy una llorona que llora por cualquier cosa pero no es así, de echo rara vez lloro, pero es que estaba en el momento más vulnerable de mi vida, sentía que había perdido para siempre a mi familia, no puedo mirar a los ojos a mi mamá porque me recuerda que me vió desnuda cogiendo y en cuatro con mi primo detrás.

Intento que papá no me oiga llorar pero no lo logro

-Por favor Maholys deja de llorar, no es para tanto – dice papá con voz calma – te va hacer daño llorar tanto

-perdoname papi, te juro que no te comparaba con el papá de mi amiga – le digo llorando aún dándole la espalda

-lo sé amor, lo sé, yo fui el que exageré, pero por favor deja de llorar

-no quiero perderte papi, no a ti, si te enojas conmigo tu también… prefiero morir

Papá me abraza otra vez, su antebrazo rosa mi seno pero no me suelta

-no vuelvas a decir eso nunca, te prometo que voy a hablar con tu mamá y tus hermanos para que te vuelvan a tratar como antes, no me gusta como está afectando sus actitudes

-me afecta mucho papi, mucho – digo llorando

Papá me abraza y me consuela hasta quedarme dormida.

No sé cuánto tiempo me dormí pero me desperté al sentir mi pezón apretados por los dedos de papá, me apretaba los pechos y me acariciaba mi abdomen bajo, mi respiración se empezó a acelerar, siento como empiezo a mojar mi ropa interior, me estaba excitando y es que tenía mucho tiempo que no me tocaban de esa forma, tenía tres meses sin tener sexo, lo de mi primo no contó porque mi mamá nos interrumpió apenas empezó a metermela, y es que desde los 13 años no había tenido tanto tiempo sin tener sexo, nesecitaba que me la metieran urgentemente, inconscientemente abro un poco mis piernas cuando siento la mano de papá queriendo tocar mi coñito mojado. Uff que delicia sentir que alguien me toca en mi lugar favorito otra vez. Inmediatamente me entra la culpa, es mi papá, probablemente esté medio dormido pensando que yo soy mi mamá, me estoy aprovechando de él. Me pongo boca abajo para evitar que me siga tocando, mi sorpresa fue sentir como papá sacó rápidamente la mano de mi ropa interior en cuanto me moví, no estaba sonámbulo, estaba despierto, ¿Sabía que me estaba tocando a mí o me confundió con mamá?. Me hice la dormida para que no se sienta culpable.

Intento dormirme otra vez, pero siento la mano de mi papá acariciandome las nalgas mientras oigo su respiración acelerada mientras siento leves movimiento del colchón.

Creo que se estaba masturbando, es normal, lo que no es normal es que me esté tocando el culo, soy su hija, una mezcla de emociones pasan por mi cabeza, por una parte siento que tengo que detenerlo y por la otra me gusta que me toque.

Hago como que si me estoy despertando y me volteo

-estas despierto? – digo en voz baja.

El no me responde pero puedo puedo oír su respiración acelerada

-tubiste una pesadilla? – le digo apoyando mi barbilla en su pecho intentando verlo en la oscuridad

-ehh… si – me dice duditativo

-ay pobrecito mi papito – le digo abrazandolo y acurrucandome en su pecho. Sentía la incomodidad de papá, probablemente se sienta culpable aunque yo no estoy molesta, me parece normal que nesecite desahogarse. No sé si lo hice por curiosidad o por excitación pero volví a pasar mi pierna por encima de las suyas rozando su pene

-uy, perdón papi – le digo retirando mi pierna pero sin dejar de abrazarlo

Mi papá no dice nada, creo que está avergonzado de que me dí cuenta de su erección

-perdon, creo que fue mi culpa – le digo aún recostada en su pecho

-¿De que hablas?

-estas así por lo que te conté ¿Verdad? ¿Por eso no puedes dormir?

Papa se vuelve a quedar callado, no le gusta que me haya dado cuenta de su erección

-¿Necesitas tocarte? Si quieres puedo dejarte solo un rato

-no, ya se me pasará

Yo no digo más nada, empiezo a acariciarle el estómago haciendo un círculo con mis dedos alrededor de su hombligo, poco a poco voy bajando hasta rosar el elástico de su boxer, siento como late fuerte su corazón 

-esto te ayuda papi?

-¿Qué?

-que si te relaja lo que estoy haciendo, ¿ya se te bajo?

-ehh… si

Yo vuelvo a pasar mi pierna por encima de sus piernas y vuelvo a rozar su erección

-mentiroso, lo tienes duro ¿Por qué me mientes?

-perdon, me da vergüenza

-no pasa nada papi, yo sé que eso en normal, por eso te digo que si quieres te dejo solo para que te toques

-no, tranquila

Nos quedamos en silencio, se que yo podía ayudar a mi papá, y no me molestaría, ya se lo he hecho a otros hombres que no quiero pero me da pena ofrecerle mi ayuda, se que no es lo correcto, pero me siento en la necesidad de ofrecerme por lo menos

-oye papi… Eh… si tú quieres yo… eh, si tú… olvidado

-dimelo ¿Qué pasa?

-digo que yo podría sí tú quieres… eh… no, me da pena decírtelo

-anda dime

-es que no sé sí te vas a molestar

-si no es nada malo no me voy a molestar

-no es malo pero, prométeme que no te vas a molestar, sí no quieres solo di que no y ya, pero no te molestes conmigo¿Me lo prometes?

-te lo prometo

-si tu quieres yo… si tú…eh… yo te, puedo ayudar

-ayudar de que?

-eh, papi… yo, si no quieres sólo dime qué no… yo puedo… yo puedo, hacerlo por ti sí tú e

-hacer que – me pregunta

-ya sabes – digo sin tener valor para pronunciar la frase

-no maholys, no te entiendo

-si quieres yo puedo… tocarte – digo muy bajito

-¿Cómo que tocar?

-que te puedo masturbar, no me molestaría

Papa me quita de encima y levanta el torso de la cama

-Maholys estás loca? – me dice molesto

Yo ya estaba más que asustada, se ha vuelto a enojar conmigo y no puedo dejar que eso pase. Así que me gindo de su cuello y lo abrazo

-perdoname papi, perdóname, me dijiste que no te ibas a molestar papi perdóname – no fue a propósito pero quedé sentada en su erección mientras mis senos pegaban con su pecho mientras lo abrazaba para que no se parara de la cama – olvídalo papi, olvídalo si quieres – le digo empujándolo para que se vuelva a acostar, cuando logro acostarlo me quito de su erección y me vuelvo a acurrucar en su pecho

-Maholys yo…

-no digas nada, por favor 

Pasamos 2 minutos sin decir nada, yo estaba aferrada a él por sí se le ocurría irse

-ya se te bajó? – le pregunto 

-si

-no me mientas

-no lo hago

Sin pensarlo bajo mi mano y se lo aprieto por encima del bóxer, papá dio un brinco

-¿Qué haces? – me pregunta mientras me quita la mano de su pene

-¿Por qué me mientes? Todavía lo tienes parado

-¿Y que más te da? – me dice molesto

-papi, te dije que te puedo ayudar

-¿por qué no? – le digo y antes que pueda responder se lo vuelvo a tocar, está vez más suave

-porque soy tu papá – le empiezo a acariciar la punta de su pene por encima del bóxer

-porque eres mi papá es que quiero ayudarte, no voya hacer nada malo, solo te voy a tocar un poquito, de arriba abajo ¿Vez?

Empiezo a subir y a bajar mi mano mientras le aprieto el pene

-maholys para – me dice pero se que quiere que continúe, deslizo mis dedos por debajo de su elástico y tocó el pene de papá por primera vez, intento masturbarlo pero le bóxer me incomoda, intento bajarselo pero su peso me lo impide

-¿Te lo puedes bajar? – le digo pero el no hace nada –por favor – sorprendentemente papá no se lo baja pero alza su culo para que se lo baje.

-lo tienes muy grande – digo sorprendida al envolverlo entre mis dedos por primera vez, casi no me cabe en la mano, aún así empiezo el sube y baja

-vas a ver que cuando termines dormirás cómo un bebé – le digo aún recostada en su pecho mientras siento los latidos de su corazón en mi oído, y siento la palpitacion en mi mano

Mientras mi mano sube y baja, le acaricio la punta con mi pulgar, está llena de líquido preseminal, de repente siento unas ganas locas por probar su semen, de meterme su pene en la boca y saborearlo todo, pero me reprimo, no voy a cruzar esa raya, no quiero que piense que soy una puta.

-ahhh – el gemido de papá me alborota, siento que estoy empapada, estoy segura que con toda esa lubricación su pene resbalaria en mi interior sin lastimarme, es el más grande que he tocado, tiene mucho que ver que todos con lo que me acostado son adolescentes, pero mi papá, este si es un hombre de verdad.

La respiración de papá se acelera, quiero besarle la boca y que sus gemidos se pierdan en mis labios, pero tampoco puedo cruzar esa raya. Me limito a besar su pecho, encuentro su pezón y empiezo a hacer circulitos con mi lengua

-¿Te gusta papi?

-ahhh – tomo su gemido como aprobación y lo sigo haciendo

Sus respiración me indica que está por venirse y acelero el ritmo, pero de inmediato me detengo al pensar que menva a manchar las sábanas. 

Me detengo y nos quito la cobija de encima, me pongo de rodillas a la altura de su pene

-¿Qué pasa? – dice papá contrariado por dejar de tocarlo, es la primera vez que habla desde que empecé a tocarlo

-me voy a acomodar para que acabes en mi mano, no quiero que ensucies la sábana – le digo retomando la paja

-no creo que te valle a caber en la mano, tengo tiempo que no me acuesto con tu mamá, debo tener mucha leche

Al escuchar eso sólo pensé en una solución, aparte es como quería que termine, tomo valor y me lo meto en la boca, me sorprende el esfuerzo que tengo que hacer para que me entre sin lastimarlo con mis dientes, pero sentir ese líquido delicioso de papá lo vale, se me hizo agua la boca, literalmente.

Papá empezó a gemir al sentir la calidez y humedad de mi boca, solo una succión bastó para que empezará a lanzar chorros directos a mi garganta, trate como pude, me hubiera gustado poder saborearla toda pero fue tanta la leche que se me derramaban por las comisuras de mis labios, recogí lo que pude, con la luz apagada no podía ver las gotas de leche que se me escaparon así que pasé mi lengua por todo su bello púbico, papá estaba muy peludo, luego limpie su pene hasta dejarlo limpio y me volví a acurrucar en su pecho, tenía miedo de su reacción, ¿Qué estarás pensando de mí?

-¿Te gustó? – le pregunto pero no me responde -¿Me puedes abrazar? Así sabré que no estás molesto conmigo – papá me abrazó y me dio un beso en la cabeza

Despues de unos segundos de silencio papá empieza a hablar

-maholys, no debí dejar que esto pasará, yo… 

-solo lo hice para ayudarte porque te quiero – lo interrumpo – espero que no pienses que soy una… una zorra

-no pienso eso, pero esto no debe volver a pasar 

-lo sé, no quiero que nada cambie entre nosotros papi, espero que me sigas viendo cómo tú hija, no cómo mujer

-eso no pasará, olvidemos lo que pasó y ya

-antes de eso, ¿Te puedo pedir un favor?

-¿Qué?

-me puedes tocar tu a mi, no será lo mismo si lo hago yo, sí lo haces tú acabaré rápido, tengo tiempo que no me toco

Me baje de su pecho y me puse boca arriba qutandome mi panty, abrí mis piernas y dirigí la mano de mi papá a mi coñito

-estoy muy mojada, si quieres puedes meterme los dedos, has lo que quieras

Mi papá empezó a frotarme los labios vaginales con los dedos, apenas empezó empecé a gemir

-acelera papi, por favor

Papa aceleró el ritmo, di un brinquito cuando atrapó mi pezón en su boca, mi papá me estaba chupando la teta cómo un bebé, aunque sentía muy rico sentí que eso era demasiado

-papi, me gusta que me chupes ahí, pero no lo hagas, después te vas a embiciar y esto solo va a pasar una vez

-pues entonces déjame probarte – me dijo y empezó a bajar recorriendo mi cuerpo con su lengua hasta llegar a la zona del pubis

-no lo hagas, no cruces la raya – le digo

-solo quiero probar como sabe mi niña

Me abrió bien las piernas e inmediatamente me lamió desde el ano hasta mi coñito, sentí muy rico, papá empezó a lamerme toda la vagina, me tapé la cara con la sábana para ahogar mis gemidos cuando empezó a jugar con mi clítoris, inconscientemente una mano atrapó su cabeza empujándolo más hacía mí

-meteme la lengua papi – le digo y me ha e caso, mi papá empieza a meter y sacar su lengua de mi vagina

Despues de unos minutos papá se cansó y empezó a meterme los dedos, empezó con uno y ya me estaba metiendo tres, ya estaba punto de tener un orgasmo así que lo bañé del brazo hacia mi empecé a besarlo, el dejó de tocarme abajo y su mano empezó a apretarme los senos

-no seas malo papito, estoy a punto de venirme, besame pero sigue tocandome abajo

Me volvió a meter los dedos al mismo tiempo que metía su lengua en mi boca, no le dio asco que hace unos minutos tenía mi boca llena de su rico semen.

Yo movía mis caderas al ritmo de sus dedos y en unos segundos llegué a un orgasmo impresionante, no hay nada que me guste más que me besen al mismo tiempo que llego al éxtasis.

Volvi a tomar conciencia y estube a mi papá que me seguía besando apasionadamente.

-ya papi, para – le digo quitándome lo de encima

-besas muy rico hija

-gracias papi – le digo acurrucandome de nuevo en su pecho

-sabes deliciosa amor, eres perfecta

-gracias papi, tu también sabes rico pero deja de hablar así, soy tu hija y espero que me sigas viendo así

El no me respondió, nos quedamos dormidos así

Bueno lo voy a dejar hasta aquí por ahora, pero esto solo es el comienzo, lo que acabo de contar no es ni una mínima parte de lo que está pasando con mí papá, me siento muy culpable porque ya me reconcilié con mi mamá, pero mí papá no para de hacerme el amor, se está enamorando de mí y yo no sé que hacer, necesito conejos.

Bueno ahora me estoy concentrando en hacer ejercicios, una amiga me convenció de inscribirme con ella en una escuela de modelaje, así que si quieren saber que pasó después escríbanme, y por favor si alguien tiene algún consejo que darme o ha pasado por algo similar díganme qué debo hacer, por una parte quiero detenerlo pero me gusta como me coge, aparte me está consientiendo con regalos

Por cierto, como voy a empezar mi carrera como modelo quiero que me sigan en Instagram y en tik tok pero, no sé si dar mi nombre de usuario aquí, no quiero que algún conocido me reconozca, lo que he escrito aquí es muy personal y no quiero que ningún conocido se enteré de lo mío con mi papá o con mi hermano, aparte soy menor, aunque yo me dejé no sé si es un delito lo que me está haciendo mi papá. 

Bueno chao, escriban si quieren saber más y por favor denme un consejo 

pervirtiendo a vera 10!!!! su regalo de xv años
Ufffffff puta por accidente <3

Le ha gustado a:

  1. Te comprenso perfectamente amiga, yo también incesto con mi papá desde los 15 años, hasta la fecha, tengo ahora 25 años, y créeme, si eso te hace feliz, adelante, nadie tiene que enterarse, deben de ser muy, pero muy discretos con la familia, amigos, el consejo que te puedo dar, es que adentro de la casa, hagan lo que quieran, pero afuera, comportense como lo que son, papá e hija, porque la sociedad es muy cruel y no comprende de taboos, lamentablemente el incesto se maneja como una aberración y desde siglos atrás se a visto, pero las religiones lo tachan como una aberración, si quieres pásame tu instagram o tiktok, para seguirte, me puedes mandar mensaje si quieres.

  2. Gracias por tu consejo Antonella, me alegra no ser la única
    Y la verdad es que si lo disfruto pero me siento muy culpable, si mi mamá se enterara estoy segura que la destrozaría y no sé si vale la pena
    Es una mezcla de emociones y siento que no tengo la madurez para tomar una decisión.

    • Debes de tomar una decisión sobre todo eso, debes de actuar madura, yo se que te sientes culpable, así lo estuve yo, pero cuando experimentas más y más con tu papá, te darás cuenta que ya no te importa nada, solo complacerlo, tomarás el lugar de mamá, tú verás por él, lo cuidarás, así como yo lo hago ahora, pero TODO! con cuidado y sobre todo discreción… Mi papá se dejó con mi mamá tiempo después, pero no fue por lo de nosotros.

      Ellos ya tenían muchos problemas de pareja, ya no dormían juntos, peleaban mucho, y pues todo eso, hizo que se acercara a mí, dormía conmigo, y todo eso se fue dando poco a poco, sin que ninguno de los dos lo supiéramos, cuando ya nos dimos cuenta, ya habíamos consumido el incesto. Yo me fui con él a vivir, mi madre tenía un amante, por eso era así con mi papá, cuando él le dio todo, se divorciaron y él pues tenía una casa aparte, obviamente me fui con él, para que no cayera en depresión ni nada de eso, y hasta la fecha seguimos igual, solo que ahora con un poco más de privacidad, adentro somos pareja, pero afuera, somos solo padre e hija, años de incestar y ninguno de nuestros familiares lo han notado, e construido esta relación tan bien, que no la echaría a perder por tonteras, así tú, debes de actuar y saber llevar toda esa situación, pasame tus redes, digo, si quieres, si no, no hay problema.