Heterosexual Incesto Sexo con Maduras

Abusando de mi tía inconsciente

1
Please log in or register to do it.

Una experiencia riquísima que viví con una de mis tías mientras ella se encontraba en estado inconveniente por el alcohol .

 

Hola, tuve una experiencia de incesto hace ya 10 años con una tía, en ese entonces yo 21 y ella 40 y se puede decir que sin consentimiento. Pues aproveche de que ella estuviera en cierto estado para cogérmela. Todo comenzó tras su divorcio, razón que la deprimió y la hizo caer en hábitos poco saludables como no comer bien y tomar alcohol. Ante estos estragos llegó hasta con el psiquiatra que le indico medicación. Cómo mi casa era grande y tenía una habilitación sola, pues se fue a vivir con nosotros y así podríamos echarle un ojo y ayudarla. Hermana de mi madre, una mujer de 40 años, muy guapa, piel clara, pelo castaño grandes pechos y piernas y nalgas muy ricas, una como aquí en México le decimos gordirica, Un fin de semana en que papá y mamá se fueron a una boda de sus amigos de la universidad a otro estado, nos dejaron a mi y a mi tía en la casa, yo aprovecharía para irme de fiesta y ella se quedaría en casa. Fue cuando regrese de la parranda, al llegar a casa encontré a mi tía en la sala dormida en el sofá, ebria, se había acabado casi media botella de tequila. Llegué y la moví para que despertara y solo empezó a reírse y a decir cosas incoherentes, a si que la levanté y la ayude a llevarla a la su habitación y estando ahí me pidió agua para su medicamento.

 

Ella tomaba media pastillita de un medicamento que no recuerdo, pero le ayudaba con la ansiedad y le ayudaba a dormir. Pero como yo la vejiga toda ebria supuse que no sería bueno que lo tomara pero ella se puso muy insistente me dijo que no pasaría nada. Yo le dije que no pero ella se puso más necia y al final deje que se la tomara. Acabando de tomarla me retire de su lado y me diriji a la puerta, pero ella suponiendo que ya me había ido, con una vista perdida y con movimientos torpes comenzó a quitarse la blusa y el pantalón dejándome ver unas enormes tetas apretadas en un brasier negro semitransparente, le veía claramente unos enormes pezones cafés y de la pantaleta un triángulo enorme negro en los genitales eso me puso muy caliente y no hice ruido solo me quedé en la puerta viendo ese rico espectáculo. Después se quedó dormida boca arriba dejándome una vista fenomenal. Me retire del cuarto a la sala pensando en lo que había visto, estaba muy caliente, temblaba de lo cachondo que estaba y no podía retirar de miente esa linda imagen de sus tetas y de su panocha.

 

Media hora después y recordando lo que le había pasado a un vocalista de rock que se vómito por quedarse borracho boca arriba dormido, subí a ver cómo seguía mi tia. Toque la puerta y no contesto, la abrí y aún así con el ruido no se movía. Eso me asusto y me acerque y Vi que respiraba muy profundo y hasta hacía unos pequeños ronquidos. Pero también le veía las enormes tetas en ese bra y ese triángulo peludo que se transparentaba. La sacudí para saber que tan dormida estaba y no contesto, la volví a sacudir y nada, solo roncaba, estaba ahí inconsciente ante mí. Con el morbo y el calor en mi sangre de si sacarme la verga y empezar a masturbarme viéndola de frente, estaba muy caliente y necesitaba sacar mi leche.

 

Estaba disfrutando muy rico esos movimientos con mi mano cuando mi ansiedad tuvo un límite y decidí tocar sus senos con una mano mientras con la otra seguía en mi verga eso me puso más caliente y al ver que no despertaba lleve mi mano a su pantaleta y empecé a acariciar ese bulto de pelos negros que tenía. Cómo tampoco reaccionaba ella decidí bajarle la pantaleta a las rodillas y empezar a tocar su vagina con mis dedos. Era tan rica, peluda y muy caliente, se sentía muy húmeda y calientita. Yo estaba al mil, en cada jalada sentía que me venía pero me detenía y volvía a tocarme. Después decidí a ríe un poco sus piernas con mucho cuidado y despacion y pude ver ahora sí su vagina, sus labios ricos y peludos. Mi intención era venirme en ella pero la locura me llevo a acercar mi glande a sus labios y frotar mi verga en su entrada. Se sentía tan caliente tan rico me sentía en la gloria. Yo temblaba por la adrenalina y la exitacion, sentía que mi corazón se me salía ví como de mi verga salía muchísimo líquido preseminal y se lo dejaba en sus labios vaginales. No sé que fue lo que pasó pero empecé a sentir como mi verga prieta y peluda se hundía poco a poco en esa panocha ardiente cada vez que la frotaba, ya no podía detenerme primero fue la punta, de un momento a otra ya la cabecita completa. Y sientiendo esa vagina tan húmeda y con un calor infernal deje ir el resto de mi verga hasta el fondo hasta que los pelos de su pubis frotaron los pelos míos. Sentía muy muy caliente estaba riquísimo está ahí dentro ella seguía sin reaccionar solo roncaba y respiraba muy despacion en cambio yo gemia y respiraba agonicamente de placer. Comencé a bombear lentamente porque sabía que si aceleraba me vendría muy rápido, así que comencé un paso lento y delicioso y estuve así por cerca de 5 minutos hasta que sin poderme contener ni detenerlo. Sentí el deseo de venirme, por lo que acelere mi bombeo sobre ella tan rápido y salvaje que me vine a chorros enormes pero fuera de ella. Nunca me habían hecho venir tanto como ese día, hasta yo me sorprendi de la cantidad de leche que saque. Al terminar solo le puse la pantaleta limpie toda la leche que había caído en mi mano. La puse de lado por seguridad y la tape con la sábana. El resto de la noche me lacpase con episodios de culpa y episodios de satisfacción por lo que había hecho, recordaba sus tetas y su peluche riquisimo y después me angustiaba por lo cometido. Subi varias veces a ver cómo estaba pues tenía miedo que con el alcohol y la pastilla le pasará algo pero no fue así, después ya estaba muy tranquila durmiendo. Esa fue la primera vez que vacíe mi leche en mi tía. Al día siguiente cuando despertó y actuó como si nada, me comentó que sentía rara la cadera y le dije que como no se iba a sentir rara, si se había dado fuerte caída de nalgas en las escaleras mientras subíamos. Solo sonrio y me pidió que no le dijera a mis papás que había tomado a lo cual yo le contesté que no se preocupara pero que para la otra me invitará para embriagarnos y reír juntos.  Y creo que fue esa experiencia la cual hizo que me gusten los coños peludos y las mujeres maduritas.

 

 

Toqueteos con un amiguito en la primaria
Con mi prima del sur de 17 años

Le ha gustado a: